domingo, 26 de enero de 2014

De nuevo en la carretera

Cuatro años después de mi última publicación con los donostiarras de Hiria Libuaruak, prefiero no contar las antologías compartidas de relatos, un servidor y Alhulia nos ponemos de acuerdo para sacar adelante un proyecto duro y directo.

Como un uppercut a la mandíbula.
Purgatorio reúne, en poco más de cuatrocientas páginas, las experiencias de un personaje en busca de algo indefinido mientras la culpa lo carcome por acciones pasadas. Bebiendo de las influencias del realismo sucio, las herramientas de género y una atmósfera de road movie que impregna el arranque de la obra hasta el punto medio... creo que de un modo sorprendente.

Lo dicho, siete años después de Inside decidimos apostar mutuamente Alhulia y yo con todo lo que ello conlleva. Volver a la carretera. Los nervios previos a la primera presentación, y a la segunda, y a la enésima. Y muchas caras sonrientes, otras suspicaces, en un proceso que no deja de ser mágico porque, al fin y al cabo, surge de tu interior en forma de ideas que plasmar sobre el papel.

A fuego en el cerebro de quien lo lea...

2 comentarios:

Voz en off dijo...

Qué tal la presentación enVigo?

Borja F. Caamaño dijo...

No fue nada mal la verdad...